¿Y para qué sirve este blog?

Un día leí sobre Amanda Hocking, la muchacha estadounidense que quería ser escritora a toda costa y lo logró por medio de la red. Es decir, "ser escritora" se puede ser de cualquier manera, incluso escribiendo a escondidas en el sótano, pero lo que ella quería era salir a la luz, darse a conocer a sus potenciales lectores. Por medio de su blog y la nueva tecnología Kindle, que permite vender un libro electrónico a menos de 1 dólar, cumplió su sueño, vendiendo millones de ejemplares. Eso ocurrió en pocos meses y la liberó de trabajar en una oficina. Su oficina es su propia casa, y sus documentos brotan de su propia imaginación. Sueño cumplido. Un caso similar fue el de Julie Powell, quien abrió su blog para sentir que hacía algo con su vida, publicó durante un año su odisea con la ejecución doméstica de las recetas de Julia Child y finalmente escribió con esa materia prima una novela, que fue llevada al cine. Probablemente hayan visto u oído de la película "Julie & Julia". También dejó su trabajo como una frustrada secretaria y como ella misma dice en su blog, pasó a trabajar escribiendo en su casa en piyama. Ambas reciben de derechos de autor millones de dólares...
Bueno, yo no soy uno de esos casos. Antes que nada, porque viviendo en Uruguay, muy difícil que pueda vender millones de ejemplares.... Segundo, porque tampoco estoy frustrada en mi trabajo y ni sueño con dejarlo. La docencia universitaria se me ha revelado como el sueño que siempre tuve sin saberlo... Y con esas dos razones, ya es suficiente.
Lo que sí tengo en común con esas dos mujeres es una especie de frustración artística (que ellas tenían previamente), por decirlo de alguna manera. Quiero hacer algo con mi vida, pero no como tener hijos y plantar árboles... ni siquiera escribir un libro, porque ya lo he hecho... Quiero llegar a la gente, a mucha gente.
La lectura acerca de Amanda Hocking que me recordó el anecdótico surgimiento de Julie Powell como escritora, dirigieron mi atención a los blogs.
Y aquí estoy. Lo que voy a hacer es utilizarlo como vínculo con los posibles lectores, para expresarme con ellos acerca de mis cuitas como escritora desconocida, para contarles anécdotas, publicar fragmentos, lo que se me ocurra. Me haré la ilusión de que serán muchos los lectores que lleguen hasta estas páginas virtuales. Si comentan algo, mejor, porque se harán tangibles... no habrá mejor regalo... Igualmente, es gratis. No me cuesta nada a mí, y tampoco a ustedes. Nos estamos viendo.

Entradas populares de este blog

Palabras para un hermano que se casa

La boda

La foto que me sacó la hermana de Fucile (y esas cosas de la vida)